Las alianzas

Seguimos desgranando los interesantísimos capítulos del libro de Miquel Barceló y Sergi Guillot, Gestión de Proyectos Complejos. ¡Hoy vamos a aliarnos!

cooperacion-internacional2Hace años, guardar el más estricto secreto sobre un nuevo proyecto empresarial era lo más habitual, por miedo a que nos robaran la idea, generalmente. Hoy en día, parece que las ideas se tienen por miles, pero pocas ven la luz en forma de proyecto realizado. Por eso, no es descabellado pensar que nuestra misma idea ya haya pasado por otras mentes brillantes como las nuestras, pero es posible que los otros la hayan descartado por falta de recursos, de ganas, de tiempo u otros factores. Por lo tanto, el miedo a que nos roben una idea no debe condicionar nuestro proyecto por la improbabilidad de que ese “robo” se produzca. Y no sólo eso, sino que lo que tenemos a ganar si lo compartimos es mucho.

De alianzas, pueden haber muchos tipos: las de carácter personal con contactos previos o con personas que conocemos en rondas de networking, por ejemplo; o las corporativas: con empresas en las que podemos querer participar o viceversa, con aquellas con los que necesitamos interactuar en nuestro proyecto, o con sociedades u  organismos con los que podemos llevar a cabo una colaboración en la que ambas partes podemos beneficiarnos.

Es concretamente este último grupo, el que se trata en el capítulo referente a las alianzas en el libro de Gestión de proyectos complejos. Al dar inicio a un nuevo proyecto complejo, debemos identificar cuáles son los aliados potenciales de nuestro proyecto, a los que nosotros necesitaremos y a quienes, a su vez, podemos beneficiar con nuestra actividad.  Puede que en un primer momento no nos demos cuenta de lo que podemos aportarles, pero puede que hablando con ellos, encontremos aspectos en los que podemos ser útiles para nuestro interlocutor.

Una alianza exitosa es una en la que ambas partes salen ganando. Por ello, la fase de la negociación para encontrar los elementos de win-win es clave. Sin embargo, alertan Barceló y Guillot, de la necesidad de firmeza a la hora de saber acabar con el proceso de negociación que no llevan a ningún lado, como en el caso de interlocutores que no se atreven a decir que no, por lo cual, lo único que consiguen es hacernos perder el tiempo. Debemos combinar la firmeza en este sentido con una gran flexibilidad para los partners que sí puedan resultar interesantes. En estos casos debemos

Barceló y Guillot hablan del complejo equilibrio de las alianzas con más de un partner porque ciertas alianzas que pueden beneficiar a uno de nuestros socios pueden ser contraproducentes para con otros. Por ello, destacamos la importancia de una buena negociación y un acuerdo detallado que delimite bien lo estipulado durante esta fase.mostrarnos flexibles para dar cabida a aquellos aspectos en los que podemos contribuir positivamente para con nuestro aliado.  Los autores destacan que no siempre es posible dar una respuesta positiva a las peticiones de nuestros socios potenciales y, en tal caso, habrá también que ser honestos con ellos y con nosotros mismos.

¿Cómo enfocáis el tema de las alianzas? ¿Tenéis miedo que os roben la idea de negocio o el factor diferencial? ¿Pensáis en lo positivo que podéis sacar y miráis también que vuestro aliado pueda beneficiarse?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s